Nuevos modus operandi de los Cancheros

Home \ Actualidad \ Nuevos modus operandi de los Cancheros
robo-en-tiendas-190613_gde

En Latinoamérica, las bandas de “cancheros” dedicadas al hurto hormiga, han ido en crecimiento, empleando distintos modus operandi.

 

Los Turbazos, cartuchos o bolsas biónicas y alunizajes, son algunas de las prácticas que emplean los cancheros en distintos países de la región, y que por desgracia, están llegando a Panamá producto del crecimiento del número de extranjeros que cometen este tipo de delitos y faltas.

 

Respecto a los Turbazos, nos referimos a los hurtos en masas que afectan a establecimientos comerciales, los cuales son literalmente saqueados por turbas de cancheros que en fracción de segundos, hurtan mercancía y escapan a vista del público en general. Este tipo de conductas son comunes en países como Argentina, Chile, Colombia, Guatemala, El Salvador, México y Venezuela.

 

Los cartuchos o bolsas biónicas son carteras o paquetes que utilizan los cancheros, las cuales contienen láminas de papel aluminio que aíslan los sensores de seguridad de los establecimientos, facilitando la sustracción de artículos. Este método es utilizado en diversos países, incluyendo Panamá.

 

El caso de los alunizajes es sin duda más violento. Los delincuentes roban vehículos de gran tamaño (SUV, 4X4, Pickups), para posteriormente impactarlos contra las vitrinas o puertas de los establecimientos comerciales, mientras están cerrados, introduciendo la mayor cantidad de mercancías, para luego retirarse rápidamente en el mismo vehículo en fracción de segundos. Este método se emplea principalmente en Sudamérica.

 

Estos nuevos modus operandi, sumado a los métodos tradicionales (empleo de menores de edad, utilización de coches, distracción), afectan al comercio, impactando drásticamente los resultados económicos de las empresas.

 

Sólo combatiendo la impunidad a través de acciones organizadas, con procesos y asistencia profesional, se puede mitigar los efectos del hurto hormiga y prevenir sus consecuencias, generando una cultura de seguridad y prevención.

RELATED POSTS

LEAVE YOUR COMMENT

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *